book image
Además de posibilitar una aproximación temprana a los conocimientos numéricos, espaciales y geométricos, la educación infantil tiene un gran compromiso en posibilitar que los niños se enfrenten con una particular actividad: el quehacer matemático. Las autoras se detienen en el recitado de números -diferente del conteo, pero relevante para contar-, y elaboran propuestas para enseñar el recitado, para enseñar a contar y para aproximarse al cálculo. Cuando es el turno de la geometría escolar, las orientaciones no omiten la dificultad de enseñar a niños tan pequeños conceptos que pertenecen a un espacio teórico. Los juegos de recorrido, “clásicos” en el jardín, son analizados pensando qué conocimientos numéricos están involucrados y qué contenidos del área se garantizan, entre otras preguntas. Finalmente, al abordar la enseñanza del espacio, hace hincapié en el problema del sentido de los conocimientos espaciales y en el sentido de su enseñanza, para luego relatar actividades que seguramente serán recreadas y aprovechadas en los diferentes contextos de trabajo. (Fuente: La editorial).